Sociedad | 07/11/2019

Justicia 18 años de condena a un hombre que mató de un tiro en la cara a una kiosquera en Rosario

La asesinó en frente de su hija luego de una discusión.

El crimen fue el 8 de septiembre de 2017 en Magaldi al 8700.Leonardo Vincenti.

Un hombre de 28 años fue condenado hoy en la ciudad de Rosario a 18 años de prisión, por matar de un disparo en la cara a una kiosquera delante de su hija de un año y medio, luego de una discusión, informaron fuentes judiciales.

Se trata de Jonatan Nahuel Benítez (28), quien fue condenado por un tribunal rosarino por el crimen de la kiosquera, Daiana Giménez (19), ocurrido la noche del 8 de septiembre de 2017 cuando atendía un comercio barrial que administraba con su pareja, en Magaldi al 8700. Los jueces Pablo Pinto, Patricia Bilotta y Mariano Aliau consideraron al acusado reincidente, ya que había cumplido una pena anterior de 5 años por robo calificado.

De acuerdo a la investigación, el episodio se registró alrededor de las 22.30 del 8 de septiembre, cuando Benítez fue hasta el comercio de Giménez con otra persona. Allí mantuvo un cruce con la adolescente y la discusión derivó en el ataque armado de Benítez, que unos meses antes del crimen había obtenido la libertad tras cumplir una condena a 5 años de reclusión.

Según la fiscal del juicio oral Georgina Pairola, el hombre realizó un solo disparo con una pistola calibre 9 milímetros que dio en la cara de la chica. Benítez fue detenido esa misma noche en su vivienda, ubicada a 7 cuadras del lugar del homicidio, según se ventiló en el debate oral.

El acusado negó los hechos y dijo que quería que se investigara qué había ocurrido esa noche, mientras su abogado, un defensor oficial, planteó que debía ser absuelto porque el día del crimen su defendido no había salido de su domicilio. También argumentó que nunca se secuestró la ropa que, según los testigos aportados por la Fiscalía, vestía esa noche Benítez, y resaltó que no se profugó.

La pareja de la víctima había declarado que conocía a los dos jóvenes que la atacaron de cuando él trabajaba como empleado de seguridad en un country al que, supuestamente, habían querido entrar a robar. Tras analizar la evidencia, el tribunal condenó a 18 años de cárcel a Benítez -la pena que había pedido la fiscal Pairola- en una sentencia que lo declaró reincidente.

FDV