Policiales | 17/02/2020 15.39

Violencia en Rosario Sospechan que el triple crimen de Empalme Graneros fue una venganza narco

El padre del joven y abuelo de la beba cumple prisión domiciliaria acusado de regentear una cocina de cocaína y kioscos de venta de drogas.

La familia fue acribillada a balazos

La familia fue acribillada a balazos

Redes

Una pareja y su beba de un año fueron acribillados a balazos cuando circulaban en una moto por el noroeste de la ciudad santafesina de Rosario por delincuentes que se movilizaban en una auto y dispararon con una ametralladora, en un nuevo ataque mafioso vinculado al narcotráfico, según sospechan las fuentes policiales y judiciales.

Las víctimas fueron identificadas por los investigadores como Christopher Nahuel Albornoz (21), hijo del sindicado narco "Caracú" Albornoz; su pareja, Florencia Naomí Corvalán (21); y la hija de ambos de un año, Chelsi Albornoz, quienes se sumaron a la lista de personas asesinadas en lo que va del año en Rosario, que ya alcanza la cantidad de 38 casos, a un promedio de un asesinado cada 30 horas.

Los voceros detallaron a Télam que el triple homicidio ocurrió cerca de las 20.30 de anoche en Génova y Mariano Cabal, del barrio Empalme Graneros, cuando Albornoz, su mujer y la beba circulaban a bordo de una moto y aparentemente fueron atacados por varios hombres que circulaban en un auto.

La policía arribó al lugar luego de un llamado al 911 en el que vecinos denunciaron que sobre la calle Génova al 5600 había una moto tirada en el piso, frente a una parada de colectivos, con personas heridas.

Por tal motivo, se dispuso además el envío de ambulancias del sistema de salud pública para que asistieran y trasladaran a las víctimas.

A raíz de las graves heridas sufridas, Corvalán fue llevada al Hospital Alberdi, donde ingresó fallecida con ocho impactos de bala en el tórax, mientras que su beba llegó muerta al Hospital de Niños Zona Norte, con lesiones debajo de la oreja izquierda, del brazo izquierdo y del mentón.

Por su parte, Albornoz fue trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (HECA), donde murió pasadas las 23 también por heridas de bala, detallaron las fuentes del Ministerio Público de la Acusación (MPA).

Tras conocerse el triple asesinato, tomó intervención en el caso la fiscal de Homicidios Dolosos Marisol Fabbro, quien ordenó las primeras diligencias periciales en la escena y dispuso las autopsias de las víctimas.

La fiscal Fabbro realizó personalmente un relevamiento en el lugar, donde secuestraron diez vainas de calibre 9 milímetros.

"Este caso podría tener vinculación a un enfrentamiento entre bandas", dijo al canal C5N Sebastián Carranza, vocero del MPA, quien añadió que hubo dos situaciones "concretas" que así lo indicaron: "El ensañamiento en la violencia que se utiliza y el alto poder de fuego, en este caso con una ametralladora".

Los investigadores tomaron testimonios y relevaron las cámaras de seguridad públicas y privadas de la calle Génova al 5600 con el fin de identificar a los atacantes y la mecánica del hecho.

Al respecto, el vocero del MPA contó que si bien en la escena del crimen no había cámaras, sí las hay "en unas avenidas cercanas", por lo que se podrá "determinar el vehículo en el que llegaron y el trayecto por el cual huyeron".

"Las primeras líneas hablan de un vehículo que intercepta a esta familia pero en el transcurso de la mañana llegó la versión que podría ser una moto con dos ocupantes", aseguró Carranza, quien además confirmó que por el momento "no hay detenidos".

De acuerdo a las primeras averiguaciones, el triple crimen estaría vinculado a una venganza narco relacionada al padre de Albornoz, un hombre apodado "Caracú" que está detenido desde abril del año pasado como acusado de liderar una banda de "cocinaba" y comercializaba drogas en la zona oeste de Rosario.

La llamaba "Banda de Caracú" regenteaba al menos una cocina de droga y varios kioscos de expendio de la zona noroeste de Rosario hasta que fue desbaratada en abril último tras más de 15 allanamientos realizados en viviendas de los barrios Industrial, Empalme Graneros, Fisherton y Granadero Baigorria.

"Caracú" también apareció mencionado en una investigación por un asesinato de un adolescente de 16 años ocurrido en febrero de 2017, en una supuesta pelea entre "soldaditos" de distintas facciones de la banda narco, hecho por el que un joven fue detenido poco después.

Los pesquisas aseguraron que, además, otro hijo de "Caracú" Albornoz también estuvo implicado con su padre en 2013 en una causa vinculada al narcotráfico que se denominó "Otoño Blanco", pero les dictaron la falta de mérito.

ml