Policiales | 19/02/2020 22.03

Crimen en Empalme Saín afirmó que el triple crimen de Rosario fue como venganza de un asesinato narco anterior

El ministro de Seguridad de la provincia apuntó a una disputa por el territorio en la comercialización de drogas, como causa del triple crimen de Empalme Graneros.

Marcelo Saín

Marcelo Saín

google

El ministro de Seguridad de Santa Fe, Marcelo Saín, afirmó hoy que el triple crimen del domingo pasado en la ciudad de Rosario "es consecuencia de uno anterior" y que está motivado en "una vieja puja de clanes familiares" por la venta de estupefacientes.

El titular de la cartera de Seguridad se refirió así a los asesinatos de una pareja de jóvenes de 21 años y su beba de 1 año, ocurridos el domingo por la noche en la zona noroeste de Rosario.

De acuerdo a la investigación, alrededor de las 20.30 del domingo, Christopher Nahuel Albornoz (21); su pareja Florencia Naomí Corvalán (21); y la hija de ambos, Chelsi Albornoz, fueron alcanzados por una ráfaga de ametralladora mientras circulaban en moto por Génova y Cabal.

Los tres murieron como consecuencia de la balacera, efectuada desde un automóvil, según los testigos.

Para Saín, el triple crimen "es consecuencia de uno anterior que ocurrió días antes y que viene de una vieja puja de clanes familiares que disputan la venta de droga en ese sector".

"La familia Albornoz es muy conocida en el barrio (Empalme Graneros) donde ocurre esto, por comercialización de estupefacientes", afirmó el ministro santafesino en declaraciones a C5N.

Según sus dichos, la familia se había trasladado a San Lorenzo, "pero cuando volvió a operar en el barrio no había vacancia" y se encontraron con otros vendedores de droga al menudeo en el mismo lugar.

De acuerdo a la investigación, Christopher Albornoz es el hijo menor de Miguel Ángel "Caracú" Albornoz, quien cumple prisión domiciliaria por una causa federal por tráfico de drogas iniciada en 2015.

Antes estuvo involucrado en otro expediente por comercio de estupefacientes en el que la Justicia le dictó la falta de mérito.

Tras el triple crimen de su hijo, su nuera y su nieta, "Caracú" habló anoche con medios de comunicación locales y aseguró desconocer las razones del hecho y negó estar vinculado al comercio de drogas.

"No sabemos por qué fue, pero mi hijo no tenía problemas con nadie", dijo en relación al homicidio de Christopher.

"Pregunten en el barrio quién soy yo y les van a decir que nunca tuve nada que ver con drogas", agregó el hombre.

Además, Albornoz dijo que tiene una prisión domiciliaria porque lo acusaron "de todo, de narco y asesino".

"Pero vivo pobremente y los narcos no viven así. La causa me la armaron desde la policía y mi otro hijo, Gustavo, sigue preso en la cárcel de Coronda por esa causa federal", aseguró.

Saín, en cambio, descreyó de los dichos de "Caracú" y afirmó que "pese a lo que diga la familia (Albornoz), hay causas judiciales federales".

Y agrego que "el padre, Caracú, está libre a partir de un veredicto médico por diabetes que está vinculado a un abogado histórico de narcos y a sectores policiales". DA