Mundo | 07/11/2019

Bolivia La ONU reclamó el diálogo entre el oficialismo y la oposición para poner fin a las protestas

Según cifras oficiales, en 17 días de manifestaciones murieron tres personas, 346 sufrieron heridos y 220 detenidas.

Las protestas continúan en Bolivia y alertan a la ONU, que pide diálogo.

El gobierno de Bolivia advirtió hoy que la situación derivada de las elecciones del 20 de octubre está “a un paso” de que “se descontrole totalmente” y haya que “contar los muertos por docenas”, y una realidad que llevó a las Naciones Unidas a exhortar al oficialismo y a la oposición a dialogar para “evitar más muertes y recuperar la paz”.

En tanto, el líder opositor Luis Camacho permaneció en La Paz pero sin entregar su anunciada carta para pedir la renuncia del presidente, Evo Morales, y la Defensoría del Pueblo reportó que 17 días de protestas dejaron tres muertos, 346 heridos y 220 detenidos.

Estamos a un paso de que esto se descontrole totalmente y comencemos a contar los muertos por docenas; ahora, lo que debería interesarnos a todos nosotros es que esto no termine en una sangría”, advirtió por televisión el ministro de Defensa, Eduardo Zavaleta López.

En ese contexto, la oficina de la ONU en Bolivia criticó los disturbios del miércoles en Vinto, y en particular “la violencia y el trato inhumano ejercidos sobre la alcaldesaPatricia Arce.

Nada justifica el enfrentamiento entre bolivianas y bolivianos”, sostuvo la ONU, que subrayó su “absoluto rechazo a cualquier forma de violencia” y formuló “un llamado inexorable al diálogo como única vía para evitar más muertes y recuperar la paz”.

La Defensoría del Pueblo afirmó que en 17 días de protestas hubo tres muertos, 346 heridos (334 por choques entre civiles y 12 por represión policial) y 220 detenidos, de los que solo 25 permanecían privados de libertad.

La oposición y los comités cívicos del país no reconocen la victoria de Morales en las elecciones, exigen la renuncia del mandatario y reclaman nuevas elecciones, mientras la Organización de Estados Americanos (OEA) realiza una auditoria vinculante de los resultados de los comicios.

GT